El Lago siempre me ha invitado a:

la tranquilidad, al silencio, a la introspección.

Por eso se merece que le dedique

unas imágenes y unas palabras.